Síntomas de trabajar desde casa y cómo no morir por ellos

Scrolling la vida

Síntomas de trabajar desde casa y cómo no morir por ellos

Trabajar en casa y manejar la presión, la soledad, esos días de no ver el sol o lo de "no llevar el trabajo a casa" no es fácil de lograr.

Trabajar en casa a estas alturas del emprendimiento online ya seas blogger, consultor o diseñador sigue siendo algo raro y poco habitual para el resto de los mortales que se levantan todas las mañanas para ir a su trabajo por cuenta ajena.

Para mi “ir a trabajar” – que es desplazarte de tu casa a otro lugar – ya es un trabajo en sí, y para otros “trabajar en pijama” es un tópico que les gustaría cumplir.

Ya ves, ni una cosa ni otra. Trabajar en casa conlleva una disciplina, te lo contaba hace un tiempo aquí y aquí.

Manejar la presión, la soledad, esos días de no ver el sol o lo de “no llevar el trabajo a casa” no es fácil de lograr. Cuando trabajas en tu propia casa, necesita de ti un entrenamiento y sobre todo, reconocer cuándo suena la alarma para saber qué estás haciendo y corregirlo.

Recuento diario por Oamul Lu
Recuento diario por Oamul Lu

Efectos secundarios de trabajar en casa y cómo corregirlos

1. La falta de sol influye en tu estado de ánimo. Y más si vives en un apartamento o piso sin patio. Tengo amigos que viviendo cerca de la playa, tienen días que no salen ni a mojarse los pies. Para mantenerte activo y emocionalmente estable es necesario salir a caminar, tomar algo en el parque y respirar, sin tu smartphone. 😉

Scrolling la vida

2. Sobresaturación, embotamiento y dolor de espalda. Son habituales cuando vas a contrarreloj o estás aprendiendo a hacer algo nuevo sobre la marcha. Cuando estés aprendiendo a usar ese programa de diseño o cogiendo el tranquillo a ese software de gestión que compraste, lo mejor es hacer descansos, estirarse en la silla o levantarse de ella.

3. Ojos rojos, visión borrosa. Aunque tu pantalla sea una maravilla, después de 10 horas trabajando y 2 más con tu smartphone o viendo una peli, es muy posible que quieras arrancártelos. Para esto hay cientos de consejos: el primero, regula el brillo de la pantalla según la hora del día y en segundo lugar, sigue después con algunos ejercicios sencillos como el yoga para los ojos gracias de Ciudad Yoga.

Haciendo ovillos en la mente
Haciendo ovillos en la mente

4. Dolor de cabeza y sequedad en la boca. Sí, eres un animal que necesita agua y oxígeno. El agua es necesaria para el cerebro el café no, aunque sea tu chute necesario puede darte taquicardias si te excedes ( las he tenido ). Suelo tener un vaso grande de agua al lado, que además me obliga a levantarme cuando se acaba. Respirar es vital, puede que si no estás bien sentado o con ropa muy ajustada eso también te afecte. Trabaja con ropa cómoda pero que te mantenga en actitud activa – el pijama y las cholas no te ponen en acción – te recomiendo antes de trabajar: ducha, desayuno y luego a lo tuyo.

5. Falta de apetito, comer de manera irregular, picar entre horas. La ansiedad y falta de concentración nos hacen perder la noción real del tiempo. Por eso siempre –  SIEMPRE – te recomiendo comenzar tu jornada con un desayuno previo y tentempié obligatorio a media mañana. Intenta almorzar en una franja de hora regular, igual que merendar y cenar. El mantener tus hábitos o ritos diarios, ayuda a mantener tu cuerpo más activo y en forma.

6. Dolor corporal. La solución es el deporte. Tan sólo eso. Puedes escoger la actividad que quieras, lo importante es mantenerla como hábito regular. Al momento de escribir esto estoy probando la App Seven: 7 minutos de ejercicios + yoga.com. Así tengo 7 minutos de subidón para mi cuerpo por la mañana y 1 hora de yoga para recompensarme al final del día. Recuerda consultar con tu nutricionista o un profesional cualificado para tomar estas pautas de ejercicio.

7. Lentitud en las reacciones, silencio y pocas ganas de hablar. En mi experiencia y trabajo delante del ordenador eso se le llama estar “Empantallado”. Para resolverlo es fundamental relacionarte con gente en vivo y en directo, tus amigos o pareja. Salir de lo que haces y hacer otra cosa. Regálate unos minutos al día para conectar con otra gente. En esto descarta ver la televisión ¿vale?.

Cabeza limpia
Cabeza limpia

8. Huraño, enfadado sin motivo aparente. En mi experiencia lo describo como “no tener ganas de hacer lo que estoy haciendo” el típico “jó-de-te esto es lo que toca”. Me pasa cuando toca hacer lo que tienes que hacer y no hay motivación alguna para hacerlo. Mi solución – y depende del caso – primero, terminar lo que estoy haciendo. “De lo malo salir pronto” decían las abuelas. La segunda, si no hay remedio, dejarlo por hoy. Dejarlo significa para mí que mañana lo debo hacer. Sí o sí. Porque cuantos más días postergues más huraño puedo llegar a estar.

Mira hacia dentro
Mira hacia dentro

Recomendación final en base a mi vivencia

Recuerda que trabajar por tu cuenta es ser más que tu propio jefe, eres tu propio empleado. Por eso debes entender-te, escuchar-te y estar atento a lo que sientes porque si te pasa como a mí, muchas veces lo notarás primero tú antes de que lo noten los demás.

Recuerda que trabajar en casa es un reto, puede que más grande que el salir a trabajar pensando que siempre tendrás a un superior encima de ti. Trabajar en casa te demuestra cuán disciplinado puedes ser y lo implicado que eres en tu trabajo. Sin que haya otra voz que te ordene qué hacer.

¿Te ha pasado esto a ti? ¿Trabajas en casa?

Vidas cotidianas ilustradas gracias a Oamul

Comenta

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *