¿Especialiqué? o cómo hacer que la gente sepa lo que haces

1-gHVh2xELiSee2flLaiBi7Q

¿Especialiqué? o cómo hacer que la gente sepa lo que haces

Pongo la máquina del tiempo y vuelvo al 2010. Tengo una emergencia: necesito que la gente sepa lo que hago.

Pongo la máquina del tiempo y vuelvo al 2010:

Pedí ayuda a un buen amigo para salir del foso, necesitaba un guía para resolver mi crisis. Una luz… ¡Respuestas!

Este me presentó a un amigo suyo, Saulo Ramallo, persona curtida en la vida laboral y que tenía fresco lo aprendido en los EE.UU. sobre cómo ‘buscarse la vida’. Nos vimos una tarde de verano en un bar del barrio.

Recuerdo que le preguntaba angustiado ¿por qué la gente no me llama? Él me respondió en una sola palabra: Especialízate.

Habiendo salido de mi trabajo de ‘toda la vida’ – mira mi experiencia aquí – me había dedicado a un poco de todo lo que me gustaba. Era DJ, trabajaba como atresista, escaparatista y ayudante de producción, diseñador, artista plástico y hacía webs. Además de ser muy activo en redes sociales y muy conocido en mi círculo de contactos. Vamos, un artista completo.

Pero, sin trabajo.

Siempre multifacético, creía que si no salía de una cosa, podría conseguir trabajo en otra y así estar siempre en movimiento. Pero la realidad era distinta. Nadie me llamaba y era yo el que me ofrecía, a veces sin ningún resultado.

Saulo me decía: La gente te ve en todos lados pero no sabe ubicarte en algo concreto. Aparentemente tienes aptitudes para muchas cosas, pero las personas no te tienen presente ni siquiera, como un manitas para todo. Debes simplificar, quitar ruido y hacerte experto en algo.

Todos somos diferentes. Benidorm. 1977

Te ha pasado a ti

Seguro conoces a muchas personas preparadas que no tienen trabajo y algunos de ellos siguen en parálisis preguntándose por qué. Y a otras que, aunque aparentemente ‘se lo curran a muerte‘, no sabes qué es lo que hacen.

A la mayoría de los profesionales les pasa que aún habiendo estudiado muy duro para lograr un título, una carrera, lo que no saben es descubrir sus fortalezas, aptitudes y dependencias destacables y diferenciadas. De hecho, he escuchado a algunas personas que no les interesa saberlo, dicen que “eso no es mi trabajo”, le toca a la empresa que les contrate descubrirlo.

Saber mucho ‘delotuyo’ y no saber cómo ofrecerlo es como no saber nada ni de ti, ni de la demanda de tu mercado.

Me equivoqué. Gran oportunidad

Cuando comencé haciendo páginas web, hacía webs bonitas e inservibles. Mi forma de trabajar era como yo entendía era un informático al uso: pedía información para rellenar campos. Ponía fotos y ya está. Así los proyectos fracasaban, eran webs estéticamente correctas y aparentemente funcionales. Pero mis clientes no conseguían los resultados esperados.

Después de devanarme los sesos, analizar mucho y recordar el consejo de Saulo – “Especialízate” –, vi la oportunidad:

Las personas necesitan armar su idea, ponerle un guión, ordenarla… y de ahí sale el diseño de la web. Y así descubrí mi valor añadido y diferencia: ser captador de valores, esencia de las cosas y personas y plasmarlo en ideas y conceptos sencillos que trasladan lo más importante de ti a los demás.

Así es como pasé de informático a diseñador y consultor de marca personal para PYMES.

Me siento único. Pero acompañado.
Me siento único. Pero acompañado.

De trabajar ‘enloquesea’ a trabajar ‘en lo mío’

Trabajar “en lo que sea” es la frase que hemos dicho alguna vez por desesperación seguida de “a mi no se me caen los anillos”.

La cosa es que no suelen haber anuncios del tipo “Empresa busca especialista en loquesea”.

Piensa en cómo buscas profesionales para lo que necesitas. Buscas personas que hagan cosas concretas y sean si no los mejores, por lo menos que sean buenos en lo suyo. A nadie le gusta un apañado o chapuzas – recuerda a ese fontanero que te hizo un desastre en casa – siempre será la última opción si vuelves a necesitar un fontanero. Bien, ahora piensa en lo tú ofreces. ¿Eres realmente bueno?

Aprendiz de todo, maestro de nada.
Hugo Gutiérrez Vega – Escritor

Por eso es fundamental que trabajes ‘en lo tuyo’ en eso que se te da de manera especial y encima, le pones de ti y lo haces diferente. ¿Sabes qué es?

Que se entienda lo que eres.
Que se entienda lo que eres.

Conclusión: Especializarse = convertirte en memorable

Y no importa si eliges trabajar como PYME o por cuenta ajena, te toca descubrir tu valor innato que, combinado con lo que hayas estudiado o trabajado puede hacerte mejor, memorable, diferente, indispensable o referente en tu sector.

Piensa en esto: tu aporte personal a tu trabajo es lo que puede marcar la diferencia entre el lugar que estás y al que podrías llegar. El dinero que cobras al mes a lo que podría valer cada minuto de tu presencia. Eso, depende de ti.

Fotografías y mundos paralelos gracias a From Deco to Atom

Comenta

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas navegando en este sitio aceptas el uso de cookies. ¿estás de acuerdo? más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar